May 302014
 

 

Los peritos son auxiliares de la justicia y en ese carácter actúan en los expedientes.

Esto significa que, a diferencia de las partes o cualquier otro ciudadano común, pueden efectuar presentaciones en el expediente sin necesidad de patrocinio letrado.

Entonces, de la misma forma que no necesitan firma de abogado para presentar la pericia ni las contestaciones a las impugnaciones, pueden firmar por sí mismos toda clase de escritos.

Esto incluye el pedido de regulación de honorarios, la apelación de los mismos, la fundamentación de la apelación, las intimaciones y en general todo otro escrito.

Ahora bien, sí necesitarán la actuación de un abogado para ciertos actos relacionados exclusivamente con la ejecución de honorarios: firmar oficios art. 400, trabar embargo en el Registro de la Propiedad Inmueble, etc.

Pero, la mayor ventaja de contar con el patrocinio de un letrado, a mi juicio, radica en:

– Contar con un experto en actuación procesal que sabrá cómo conducir el cobro ante los imponderables que puedan surgir, de manera tal que el cobro se acelere todo lo posible.

– Evitarse las pérdidas de tiempo que significan la concurrencia a los juzgados para ocuparse de un asunto que no es el específico del profesional perito.

– Dedicar esfuerzo y energía únicamente a los asuntos propios de su profesión.

– Evitar la demora o pérdida del cobro de los honorarios por no estar seguros de cómo seguir en el expediente (éste es uno de los problemas que más veo).

Pero, como les decía al principio, nada impide que el perito resuelva el tema honorarios por sus propios medios, salvo para algunas cuestiones relacionadas con la ejecución.


Dr. Mariano A. Fernández Oromendia
Especialista en cobro de honorarios periciales.
Si esto se te complicó, estoy a tu disposición: contratá mis servicios AQUÍ.

 

 

 

 

 

May 272014
 

Consulta recibida a través de MI PERFIL DE LINKEDIN:

Hola Mariano, buen dia. 
Te escribo porque me salió una pericia, mi primer pericia. 
Fui a aceptar el cargo, y pedí el expediente para sacarle copia y no me dejaron porque no había llevado una nota para retirarlo. Tomé los datos de un abogado que aparecía en el expte., y no me puedo comunicar con ella. No responde. Me acerqué nuevamente al Juzgado, con la nota para retirar el expediente, y no estaba, estaba en Defensoría. ¿Cómo puedo hacer para contactarme con la abogada de la causa si solamente tengo su nombre y apellido? ¿Dónde puedo obtener sus datos? Gracias Mariano!

Respuesta:

¡Felicitaciones por la primera pericia!

En la página del Colegio de Abogados existe una guía de los abogados matriculas cuyos datos se pueden obtener cargando nombre y apellido o tomo y folio.

Acceder siguiendo ESTE LINK.

 

 

 

Abr 032014
 

En algunas reuniones y en general los peritos me preguntan por qué les conviene contratar un abogado para gestionar el cobro de sus honorarios en los expedientes en que actúan como peritos.

Los principales problemas a los que se enfrentan al actuar en los expedientes son:

  • Terminología poco familiar.
  • Procedimientos, plazos, formas que les son ajenas e impuestas.
  • Largas filas.
  • Expedientes que no están en letra.
  • Largo plazo entre que terminan la labor pericial y llega el momento del cobro.
  • Dificultad para definir qué paso tienen qué dar en cada momento.
  • Pérdidas de tiempo y de oportunidades (por ejemplo de apelar) debido a esa misma dificultad.
  • Falta de conocimiento procesal para poder determinar qué estrategia es mejor seguir en cada caso puntual para lograr el cobro más rápido.
  • Algunas pericias terminan en honorarios bajos.
  • Otras en partes que no pagan, a pesar de la insistencia del perito.

Ante todo esto muchas veces ven a la contratación de un abogado como un gasto más que se suma a tantos obstáculos.

Pero esto no es así.

Desde ya que yo, como ustedes, trabajo para cobrar mis honorarios, pero les aseguro que la visión de la labor pericial les dará un giro de 180 grados al desligarse de la gestión de cobranza de sus honorarios.

Y esto es así porque automáticamente ganan varias ventajas, entre las que enumero estas tres:

  • Tiempo, tiempo, tiempo. Traducido en no filas, no redacción de escritos, no conversaciones con estudios jurídicos, etc.

 

  • Cero estrés. Todo lo que implica interactuar con el mundo jurídico/judicial para una persona que no se formó para ello, se reduce a la presentación de la pericia y a la contestación de las impugnaciones. La parte que requiere conocimiento procesal, experiencia y “picardía” ya se la dieron al especialista.

 

  • Evaluación temprana de cada caso. Un abogado puede evaluar rápidamente si el caso tendrá mayor o menor dificultad de cobro. O incluso si será incobrable. Y esta es una gran ventaja para el perito, que sabrá rápido qué esperar del caso.

 

Ya solamente con estas tres ventajas, de muchas otras, habrá un ahorro de dinero (tiempo es dinero) que desde ya seguramente será inferior a los honorarios del abogado.

Y la tranqulidad de estar respaldado, esa no tiene precio.

Entonces, ¿por qué esperar a que siga pasando el tiempo? CLICK AQUI