May 052014
 

Hoy me puse a pensar qué es lo qué más me gusta de la tarea que realizo de asistencia legal a peritos y todo lo relacionado con el cobro de honorarios, aquí en la Ciudad de Buenos Aires.

Lo primero que vino a mi mente es que hace 14 años que me dedico a esto y siento entonces la tranquilidad de estar trabajando en aquéllo en que se tiene la experiencia. Esto me permite tomar este trabajo con todo el entusiasmo.

Un día típico de mi trabajo de gestión de honorarios comienza por la administración de gran cantidad de expedientes y su seguimiento en Tribunales. Esto requiere una planificación, así que el día anterior armo mi recorrida y el orden en que tengo que hacerla, basado en diferentes circunstancias: a los juzgados laborales, por ejemplo, conviene ir temprano; dónde tengo que retirar un oficio de embargo hoy; qué nuevos expedientes tengo que revisar (tarea que requiere más tiempo); etc.

Si hay algo que me resulta es automatizar todo lo más posible y servirme así de los medios electrónicos. Para esto apelo a mi amigo el celular, que me da la  que posibilidad de tomar notas que luego se sincronizarán con la PC del estudio, agilizándome muchísimo la gestión. Ni hablemos de las fotos, aunque a algunos Juzgados no les gustan.

Sin duda que una de las cosas que más me satisface en este trabajo es la continua interacción con los peritos, con los que desarrollamos lazos de mucha confianza y buena onda.

Mis antiguos peritos saben muy bien a qué me refiero y los nuevos, que mayormente se han incorporado a partir de la existencia de SoyPerito.com, o por recomendación de otros, ya lo están experimentando. Hay una conexión total que muchas veces excede la mera gestión de cobro de honorarios y pasa a otras ramas del derecho. No por casualidad hay peritos con los que vengo trabajando ininterrumpidamente desde el comienzo, 14 años atrás.

Estamos tan acostumbrados en general a que todo el sistema nos haga la vida un poco más difícil, que trabajar para hacérsela a otros más sencilla -liberándolos de la gestión procesal de los expedientes y de lidiar en un medio que no es el propio- genera conexiones sumamente productivas y por ende me permite trabajar en armonía.

¡Cómo me gusta dedicarme a esto!


 

Si desean conocer cómo es mi forma de trabajo ingresen AQUÍ.