Abr 032014
 

En algunas reuniones y en general los peritos me preguntan por qué les conviene contratar un abogado para gestionar el cobro de sus honorarios en los expedientes en que actúan como peritos.

Los principales problemas a los que se enfrentan al actuar en los expedientes son:

  • Terminología poco familiar.
  • Procedimientos, plazos, formas que les son ajenas e impuestas.
  • Largas filas.
  • Expedientes que no están en letra.
  • Largo plazo entre que terminan la labor pericial y llega el momento del cobro.
  • Dificultad para definir qué paso tienen qué dar en cada momento.
  • Pérdidas de tiempo y de oportunidades (por ejemplo de apelar) debido a esa misma dificultad.
  • Falta de conocimiento procesal para poder determinar qué estrategia es mejor seguir en cada caso puntual para lograr el cobro más rápido.
  • Algunas pericias terminan en honorarios bajos.
  • Otras en partes que no pagan, a pesar de la insistencia del perito.

Ante todo esto muchas veces ven a la contratación de un abogado como un gasto más que se suma a tantos obstáculos.

Pero esto no es así.

Desde ya que yo, como ustedes, trabajo para cobrar mis honorarios, pero les aseguro que la visión de la labor pericial les dará un giro de 180 grados al desligarse de la gestión de cobranza de sus honorarios.

Y esto es así porque automáticamente ganan varias ventajas, entre las que enumero estas tres:

  • Tiempo, tiempo, tiempo. Traducido en no filas, no redacción de escritos, no conversaciones con estudios jurídicos, etc.

 

  • Cero estrés. Todo lo que implica interactuar con el mundo jurídico/judicial para una persona que no se formó para ello, se reduce a la presentación de la pericia y a la contestación de las impugnaciones. La parte que requiere conocimiento procesal, experiencia y “picardía” ya se la dieron al especialista.

 

  • Evaluación temprana de cada caso. Un abogado puede evaluar rápidamente si el caso tendrá mayor o menor dificultad de cobro. O incluso si será incobrable. Y esta es una gran ventaja para el perito, que sabrá rápido qué esperar del caso.

 

Ya solamente con estas tres ventajas, de muchas otras, habrá un ahorro de dinero (tiempo es dinero) que desde ya seguramente será inferior a los honorarios del abogado.

Y la tranqulidad de estar respaldado, esa no tiene precio.

Entonces, ¿por qué esperar a que siga pasando el tiempo? CLICK AQUI